Los tibicos son un cultivo de bacterias y levaduras que se encuentran en una matriz de polisacáridos.
Así como con los granos de kéfir (búlgaros), los microbios presentes en los tibicos actúan en simbiosis para mantener un cultivo estable, semejantes a masas gelatinosas compactas de color blanquecino o amarillento, translúcidas u opalescentes de forma irregular y tamaño variable. Los tibicos pueden fermentar en diversos líquidos azucarados, alimentándose del azúcar para producir ácido láctico, etanol y dióxido de carbono, lo que hace que el agua esté carbonatada.
Los tibicos se encuentran alrededor del mundo, sin que sean exactamente igual en dos culturas. Los tibicos típicos tienen una mezcla de Lactobacilos, Estreptococos, Pediococos y bacterias Leuconostoc con levaduras de Saccharomyces, Candida, Kloeckera y posiblemente otras. El Lactobacillus brevis ha sido identificado como la especie reponsable de la producción de polisacáridos (dextran) que forman los granos y que están dispuestos en dos capas. La externa es compacta y en ella se encuentran embebidas bacterias y levaduras, mientras que la interna presenta una estructura esponjosa debido a la acumulación de CO2 producido durante la fermentación.
Las personas que no desean consumir leche, o que tienen una dieta vegetariana, pueden encontrar que el agua de tibicos provee los probióticos necesarios sin la necesidad de leche o productos cultivados con té. Si se embotella, el producto terminado producirá una bebida carbonatada, por ello, puede ser una alternativa a refrescos (sodas) para niños y adultos.

Antecedentes: Se cree que fue en el Cáucaso, donde surgió el kéfir de leche, dada la longevidad de los pueblos que tradicionalmente lo han consumido (Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Kazajistán, Kirguizistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán). También se cree que el búlgaro de agua es una adaptación de muchos años del tradicional kéfir de leche procedente del Cáucaso, pero cultivado en agua con azúcares o jugos de frutas (fructosa natural).
Otros autores dicen que el origen de los tibicos del kéfir de agua es México. Bajo el nombre de Tibi, los gránulos originales viven en las nopaleras de Opuntia ssp alimentándose de las excreciones azucaradas (frutos) de estas cactáceas. En Oaxaca, popularmente se les conoce como algas marinas o como granillo y son generalmente utilizados a nivel doméstico. Posteriormente se nombró Tibicos a los gránulos de este cultivo, conocido también como cabaiasis. Otras fuentes lo denominan hongos chinos y otras apuntan a Japón como su procedencia. También se hace referencia al Tíbet, de donde vendría la palabra tibicos.
El episcopado de México argumenta que en el continente americano fue Sor Teresa de Calcuta quien los trajo en una de sus visitas. La historia es más o menos ésta: la madre Teresa de Calcuta, siempre inquieta por el deseo de ayudar a curar las enfermedades de las personas que vivían en lugares apartados o que no contaban con los recursos para pagar los honorarios de un médico, llegó al Tíbet, donde se comunicó con los monjes y maestros de esa zona. Éstos le entregaron unos tíbicos, una clase de hongos, que tiene infinidad de propiedades curativas.
Ya en la era moderna, a principios del siglo XX, el científico ruso Elie Metchnikoff intuyó los efectos positivos de los fermentos lácteos luego de suponer que la longevidad que alcanzaban ciertas poblaciones del Este de Europa se debía a su elevado consumo de leche búlgara. A través de sus investigaciones demostró que este alimento era creado por bacterias capaces de convertir el azúcar de la leche (lactosa) en ácido láctico, y que a su vez esta sustancia hacía imposible el desarrollo en el intestino de microorganismos dañinos derivados de la descomposición de los alimentos.

Los tibicos se han utilizado para producir bebidas refrescantes de bajo contenido alcohólico y acético cuando el tiempo de fermentación es corto (2-3 días), como el tepache de jugo de diversas frutas o piloncillo, pero si la fermentación se prolonga por más tiempo (2 a 3 semanas) se produce el vinagre de tibicos.

Los tibicos se colocan en un recipiente de vidrio, con agua pura o hervida y un trozo de panela (piloncillo, chancaca, melaza), se tapan con un trapo para permitir que respiren y se dejan inmóviles durante 24 horas, luego se cuelan en coladera de plástico y se toma el líquido, de preferencia un vaso en ayunas. Los tibicos colados se lavan y se vuelven a un recipiente limpio; los que se quedan adheridos al vidrio son los recién nacidos y hay que tener cuidados al eliminarlos, pues pueden tapar las cañerías. Los tibicos no se consumen, pues es el agua en donde han fermentado la que tiene propiedades terapéuticas.


Preparación:
Para arrancar necesitamos disponer de una cepa de Tíbicos. También se conoce a los gránulos del cultivo como kéfir de agua y encontraremos dos formasde llamarlo en este documento refiriéndose a la misma cosa (ver imágenes del cultivo).

Algunas formas de kéfir de leche como la Tibetana, en forma de granos de arroz, se confunden con este, pero no es igual y las propiedades y resultados no serán nunca iguales si se pretende hacer un cultivo de leche en agua.
Cada cultivo está especializado en un medio de intercambio específico y es con ese medio nutriente con el que se desarrollará adecuadamente produciendo una bebida beneficiosa.

Para obtener una bebida sana y eficaz para los propósitos que se persiguen, es necesario entender la necesidad de cultivar los gránulos adecuadamente, lo que no es difícil si se siguen los pasos adecuados y se tienen en cuenta las recomendaciones sobre el cultivo.

Utensilios:
Recipiente de cristal suficientemente grande para albergar la cantidad de bebida que se quiere producir y los ingredientes precisos. Los de boca ancha con cierre hermético están bien si se quiere hacer con gas (los de junta de goma con apriete para embotar son ideales se haga con o sin presión) Es importante si la tapa es de metal que no deje residuos de óxido. Las tapas metálicas sin recubrimiento o dañadas no son apropiadas. Es preferible prescindir de la tapa y usar un paño sujeto con una goma o cordel o usar una tapa de cristal o de cerámica que se ajuste bien para que no entren insectos.

Colador, preferentemente de plástico o materiales nobles; Junco, cerámica...

Cuchara sopera, preferentemente no metálica; Madera, plástico blanco, cerámica

Jarra de vidrio, u otro recipiente no metálico o esmaltado donde filtrar el líquido.

Botellas, con cierre hermético (Opcional si se quiere que aumente el gas. Guardar una vez colado al fresco máximo 3 días).

Es recomendable utilizar estos objetos exclusivamente para este cultivo y mantenerlos siempre bien limpios.

Ingredientes:
Gránulos del cultivo de tíbicos, agua, panela.

Para que sea más cómodo manejar los gránulos, podemos colocarlos en una gasa y hacer una bolsita, sujetándolo con un hilo, así no tendremos que colarlos y será más cómodo limpiarlos [ha de ser holgada para el crecimiento del kéfir] Esto es especialmente indicado para cuando se hacen variantes con material suelto como hierbas, especias etc. (Sería interesante lavar la gasa sobre todo la primera vez con algún detergente orgánico o sumergirla en el agua fermentada con evidente fermentación dentro de un tarro con tapa y dejarla unas horas para luego aclararla bien, vinagre puede utilizarse también).

Edulcorante: Preferiblemente panela o algún azúcar libre de sulfítos.

Higos secos: (Aunque el higo es el mas indicado, también puede utilizarse un volumen parecido de otras frutas pasas, como; Albaricoques, dátiles, uvas y ciruelas...) La fruta seca neutraliza el exceso de alcohol y aporta sus carbohidratos y la microbiota amiga, nativa en la cáscara.

Cítricos: limón, lima, mondarina, naranja u otro cítrico, partido y bien limpio.

Receta básica:

Por cada litro de agua:

3 cucharas de gránulos de tíbicos [unos 60 gramos]

3 cucharas de azúcar [unos 75 gramos] blanco, integral, panela, miel, melaza, fructosa. O una mezcla

1/2 limón, Lima, mandarina, naranja u otro cítrico.

1 higo seco.

Preparación:
Ponemos todos los ingredientes en el recipiente, lo tapamos y lo removemos para que se mezcle bien el dulce. Al cabo de 24 horas se le pega otro meneo y si se hace a presión se puede aliviar un poco el gas abriendo el bote un momento para que entre aire y favorecer a la levadura aeróbica.
Se deja fermentar normalmente 48 horas. Tres días máximo.
24 horas para un efecto laxante. Tomándolo un rato antes de acostarse. Procurar aliviar antes la vejiga ya que el efecto diurético de esta bebida es considerable.
Si se hace tapado a presión no debería llenarse mas de tres cuartas partes para dejar espacio de compresión al gas carbónico.

Hora de filtrarlo: El tiempo de fermentación se estima en 48 a 72 h. con las cantidades relatadas anteriormente y a una temperatura ambiente entre 20 y 22ºC. A temperaturas ambientes superiores la fermentación será mas activa y el líquido podrá colarse antes.
Una vez transcurrido el tiempo de fermentación, se cuela el contenido en una jarra y se exprime el limón.
Se puede tomar inmediatamente o embotellar y meter en la nevera o al fresco 1 o 2 días, aunque el gas también aumentará, produciendo una bebida mas carbonatada. Lavamos bien los gránulos con un chorro de agua fría (sin cloro), lavamos bien el bote y los utensilios y podemos volver a empezar con el cultivo.

Normalmente el kéfir de agua tiene un crecimiento muy activo dependiendo del tipo de agua (le va bien agua con buen contenido en magnesio) y las condiciones del cultivo, como la temperatura y relación entre agua, azúcar y gránulos. Y la presión en el interior del recipiente. A más producción de dióxido de carbono y alcohol, disminuye el crecimiento del cultivo. Es apreciable mayor crecimiento cuando se usa azúcar de buena calidad como la panela.

La tasa de producción de alcohol variará dependiendo de la temperatura, la cantidad de granos de kéfir y azúcar y de las condiciones de reacción de la fermentación.
Si se aumenta el azúcar en la preparación, el grado de alcohol total también aumenta. Con más tiempo de fermentación también sube el alcohol hasta que no quede azúcar y después de 3 o 4 días comienza a avinagrarse.

Bajo condiciones anaerobias (en ausencia de aire) la levadura en el grano de kéfir produce más dióxido de carbono (gas carbónico) y alcohol que en condiciones aeróbicas (con aire) El porcentaje de alcohol puede oscilar entre (0,3 - 2,0 %) después de dos días de cultivo.

La graduación alcohólica puede aumentar después de filtrado si se embotella hermético y se guarda en lugar fresco, máximo 3 días. El gas carbónico también aumentará resultando una bebida mas achampañada (cuidado al abrir la botella o se derramará gran parte del líquido)

Si no hay algo de desarrollo de ácido carbónico (Burbujeo) Estando el recipiente tapado a presión, en 60 minutos después de prepararlo, el agua kefirada no se debería consumir. Esto sucederá cuando lo dejemos parado en agua sin cultivarlo y sobre todo si estuvo en la nevera. Así que habría que prepararlo al menos la primera vez con menos agua de la habitual.

Aplicaciones terapéuticas
Para los enfermos es recomendable no excederse con el gas "ácido carbónico" y tomarlo en el mismo día o si tiene mucha fuerza dejar escapar el gas escurriéndolo en un vaso ancho y que repose un minuto antes de tomarlo.

Afecciones nerviosas.- 1 litro diario
Ulceras.- 1 litro diario (desaparecen después de 2 meses)
Catarro bronquial.- 1 litro diario
Asma.- 1 litro diario (durante más tiempo)
Leucemia, Anemia.- 1 litro diario. 2 litros diarios en casos graves. (Comprobar si después de 3 meses la sangre es normal)
Esclerosis.- 1 litro diario
Alergias, Dermatitis, Eczemas.- Medio litro diario + aplicación sobre la parte afectada dejándolo secar. Lavarse cara y manos (de 2 a 4 semanas desaparece la alergia más rebelde)
Cistitis.- 1 litro diario
Problemas renales.- 1 litro diario
Afecciones vesícula biliar.- 1 litro diario (después de 2 a 6 meses los problemas de la bilis desaparecen)
Regular presión arterial.- Medio litro diario

Recetas:

Té verde, canela y/o jengibre:
El té verde en combinación con la canela y el jengibre, posee propiedades tonificantes y estimulantes que ayudan a recuperar la vitalidad y el bienestar.

Aquí tenemos una bebida para empezar un día de actividad o para recuperarnos del calor veraniego o de una pesada siesta...

No mezclarlo con el desayuno. Respetar al menos ¼ de hora antes de comer o beber otra cosa y no beber más de lo necesario para no sobrecargar el bazo, un vaso con frecuencia y no más de un litro diario.

Si consumimos té verde diariamente, es imprescindible descansar a los seis meses durante al menos uno. Aunque con la fermentación es posible que las sustancias responsables de dificultar la absorción de vitamina B1 y el hierro se degraden. Será prudente no hacer del té aunque este fermentado una costumbre demasiado rutinaria.

Ingredientes:
1 litro de agua
2 cucharadas de azúcar completa (con su melaza) o panela (de venta en establecimientos de comercio justo) o miel
2 cucharadas de granos de kéfir de agua
4 rodajas de jengibre fresco con cáscara y bien lavado "antes de cortarlo" con limón, vinagre o agua Kefirada activa (con evidente fermentación)
Media rama de canela
1 bolsa de té verde biológico o una cucharada sopera de suelto (de venta en establecimientos de comercio justo y herboristerías)
½ limón partido en gajos (opcional) Se puede añadir en zumo después de la fermentación
1 cuchara o bolsita de menta. (opcional)

Método:
Primero escaldar el té, canela, y jengibre con un cuarto de litro de agua sin que llegue a hervir. Reposarlo en el recipiente tapado y mezclarlo con el resto del agua y los ingredientes una vez templado (>35º C) en un tarro de cristal con tapa y dejarlo en un lugar oscuro de 36 a 48 horas.

Pegarle un meneo al menos una vez a mitad de la fermentación.

Pasado el tiempo de fermentación se filtra y esta listo para tomar tal cual o con hielo o se puede embotellar y guardar en la nevera un par de días

También le podemos agregar algo de zumo de frutas justo a la hora de tomarlo o realizar variantes añadiendo el zumo al comienzo de la fermentación.

Es posible reutilizar el jengibre y la canela e incluso la bolsa de té para la siguiente elaboración pero tendrá menos principios activos.

Ver las propiedades del Té y Efectos secundarios.

Camomilla (manzanilla):
He aquí una bebida estomacal que se puede tomar antes de comer para calmar la ansiedad o antes de ir a la cama para conciliar el sueño. Buen resultado en la inflamación de las vías urinarias. Es digestiva, sudorífica, calmante, emoliente (descongestionante) y tónica.
1 litro de agua
2 cucharadas de miel
2 cucharadas de granos de kéfir de agua
1 bolsita de camomilla (manzanilla) o una cucharada de flores.
1 trozo de regaliz de palo
Escaldar la camomilla y reposar tapado un rato

Fermentar los ingredientes durante al menos 36 horas y no más de 48

Para una comida copiosa tomar un vaso media hora antes. O una infusión caliente después de comer

Otras plantas que calman la ansiedad:

Tilo, melisa, passiflora, jazmín, hierbabuena, menta.

Sustituir por la camomilla o hacer una mezcla (No más de tres plantas juntas).

Prácticamente no hay efectos secundarios o interacciones con el uso adecuado de la Camomilla con el resto de plantas.
En convalecencias y estados depresivos agudos consultar al Doctor.

Aunque son raras las reacciones alérgicas a la Camomilla, han sido señaladas. Estas reacciones incluyen la constricción bronquial cuando se ingiere y reacciones alérgicas de la piel con su uso tópico. A pesar que tales efectos secundarios son extremadamente infrecuentes, las personas con alergias a las plantas de la familia de Asteraceae (ragweed, aster y los crisantemos) deben evitar el uso de Camomilla. No hay contraindicaciones al uso de Camomilla durante embarazo o la lactancia.

Diente de león, flores (Taraxacum officinalis):
Tanto sus flores como sus raíces contienen taraxacina, una sustancia amarga que es la principal responsable de sus efectos diuréticos y tónicos. El diente de león activa el metabolismo celular, en especial del hígado y del riñón, lo que favorece la producción de bilis y orina. Esta indicada en personas que sufren reumatismos crónicos, como artrosis.

Componentes activos: Aceite esencial, sales minerales, clorofila "hojas en ensalada", inulina, provitamina A, vitaminas B, C, inosita, esparagina, tirosinaga, potasio.

El diente de león se puede ingerir de diversas formas:
En maceración. Se deja en agua toda la noche, a razón de una cucharada sopera por taza de agua. En infusión, hirviendo las hojas unos minutos en agua. O bien se pueden comer sus hojas crudas (por ejemplo en ensalada)
Esta planta se emplea para realizar las denominadas "curas depurativas", que duran entre cuatro y seis semanas y se suelen realizar en primavera y otoño.

Indicaciones: Disfunciones hepáticas y de la vesícula biliar, trastornos renales y urinarios, infección de la vejiga y de la uretra, piedras en el riñón, estreñimiento, edemas, retención de líquidos, hipertensión arterial, gota, irritaciones cutáneas, eccemas, forúnculos, herpes, acné, psoriasis.

Plantas con las que combina:

Para el cuidado de la piel; caléndula, cola de caballo, hammamelis, zarzaparrilla.
Contra las disfunciones hepáticas y de la vesícula; cardo mariano, alcachofa, achicoria.
Efecto digestivo; hinojo, regaliz, chamomilla o melissa, paciencia, jengibre.
Efecto depurativo; cola de caballo, bardana, romero, perejil.

Contraindicaciones:
La hoja y raíz del diente de león se deben utilizar con precaución por las personas con cálculos biliares. Si hay una obstrucción de los conductos de la bilis, el diente de león se deberá evitar por completamente.
En casos de úlcera o gastritis, el diente de león se debe utilizar cautelosamente, pues puede causar la superproducción de ácidos en el estómago.
Los que tienen retención de líquidos deberán consultar a un nutricionista.
El látex lechoso en el vástago y las hojas del diente de león fresco pueden causar erupciones alérgicas en algunos casos.
Para la siguiente bebida usaremos las flores del Diente de León principalmente y si queremos mas principios activos añadimos unos cuantos tallos de las flores y o un trozo de la raíz seca hervida previamente.(la raíz se puede conseguir en herboristerías) Sobre todo en primavera esta planta tiene buen contenido en azucares. 18%

Ingredientes:
Un puñado de flores frescas o medio si están secas
2 rodajas de jengibre
1 litro de agua
1 cucharada de miel clara (opcional)
3 cucharadas de kéfir de agua
Un trozo de regaliz de palo

Fermentar en un lugar oscuro 24 horas y tomar a temperatura ambiente o ligeramente fresco.

Sábila (Áloe vera):
Si dispones de Sábila y si tiene mas de tres años, Solo entonces contiene aloína, el principal principio activo. Corta una hoja por la base y límpiala bien dejándola inmediatamente dentro de un vaso con la base hacia bajo para que escurra la mayor parte de la aloína, Mucha aloína haría una bebida muy cargada y amarga. Para quitarle mas amargor se pone en otro vaso con agua y se deja reposar unas horas. Después quita las espinas pasando un cuchillo por el lateral. Córtala por la mitad de arriba abajo y luego en trozos y haz un kéfir de agua tradicional con o sin dulce y la adicción del aloe. Si resulta demasiado amargo se retira la cáscara.
Para hacer esta bebida y además poder comer la preciada pulpa del aloe, se pela la hoja y se corta la pulpa en trozos para añadirlos a la preparación del kéfir de agua.
El resultado es la unión de dos remedios magistrales para mantener y recuperar la salud. Con las propiedades del Aloe en combinación con las de el kéfir es presumible que el consumo regular sin excesos ayude en la diabetes Reduciendo el azúcar en la sangre, en la artritis Previene y reduce la inflamación. Alergias, ulceras de estomago y demás desordenes digestivos.

Contraindicaciones
No debe darse nunca a las mujeres durante la menstruación y el embarazo, ni tampoco a cuantos padecen hemorroides sanguinolentas. Tampoco se debe administrar a los niños. El áloe puede irritar los riñones y causarles algunos daños, si bien solamente cuando se administran dosis excesivas. Empleado correctamente es mucho más tolerante de lo que harían suponer las sustancias que contiene. El áloe tampoco se empleará cuando existan tendencias a hemorragias en la región genital.

Limonada de verano
Elegir 6 limones bien maduros. Una vez exprimidos añadir al jugo miel pura al gusto. Agregar entre ¼ y ½ litro de agua de tibicos bien fría. Servir con un poco de hielo triturado y una rodaja de limón en cada vaso.

Naranjada
Después de filtrar el fermento habitual se le añade zumo de naranja y se toma como refresco o para llevarlo como reconstituyente del ejercicio físico. Si además le añadimos 9 gramos de sal marina por cada litro tendremos un buen rehidratante isotónico para el deporte.

Como nutriente tomar naranjas en verano de junio a octubre es una aberración, como demuestran las variaciones en los tres parámetros electroquímicos sanguíneos de la bioelectrónica de Claude Vincent: en los meses invernales, a nuestros jugos intercelulares les va bien la compensación proporcionada por los jugos de la naranja, pero no en los meses en que no está de forma natural. Dejemos a la Naturaleza como es y no pidamos peras al olmo.

Agua o Leche de Coco

El agua de coco es un autentico suero fisiológico que detiene los deseos por el azúcar completamente. Biológicamente pura, con un sabor muy agradable y contiene las sales, azúcares y vitaminas, necesarias para la vida.
Aun con esto es demasiado dulce para el cuerpo y producirá un desequilibrio ácido-base si se toma en grandes cantidades o regularmente. Por lo que es necesaria la fermentación para hacer más asimilables sus potentes azucares.
Así fermentada, el agua de coco es una bebida isotónica ideal para el deporte.
Principalmente el agua de cocos verdes que además de tener más cantidad es más dulce que cuando el coco esta madurado.
Si solo disponemos de cocos maduros también podemos usar este agua para añadirla al preparado habitual con agua. O utilizar agua y fruto para hacer un batido fermentado. Como se explica a continuación.

Cuidado con el coco, es bastante duro de roer. Para sacarle el agua sin peligro, se apoya en una base como el desagüe del fregadero y se pincha con un pelador de patatas o algo así y se le agranda un poco el agujero mayor de los tres que tiene. Si están ocultos afeitar el coco, limpiarlo y Sacar el agua. Si es bastante dulce se fermenta sin más ingredientes.
El coco se parte para sacar el fruto con el que podemos hacer un batido muy rico y nutritivo:

Parte el coco con un martillo y desprende el fruto de la cáscara con la punta de un cuchillo corto y fuerte o algo similar. No importa que salga la cáscara interna. Sometida a la fermentación la cáscara interior será fuente de minerales.

El fruto se ralla a mano o se pone en una licuadora de jarra con agua hasta obtener la consistencia de una crema lisa, se cuela y se saca la leche y entonces se fermenta utilizando los granulos al menos 24h.

¿Sin mezcladora? Los trozos, se lavan y se rallan en dirección contraria a la veta del coco, la ralladura se coloca en una manga de tela o lienzo y encima se vierte el agua de coco y una taza de agua corriente (si el clima es frío debe ser caliente). Se ordeña apretando la manga con la mano, para obtener la primera leche, que debe ser espesa. Se reserva el bagazo, se añade más agua se exprime fuerte y se cuela en la forma anterior, para obtener la segunda leche, de la cual deben salir dos tazas.

Fabricación del fermento con agua de cocos jóvenes y quesillo de la pulpa de coco En la Web describen paso a paso la elaboración de estos productos pero utilizan arrancadores comerciales en polvo en vez del autentico, natural, completo y libre (gratis) cultivo de tíbicos La utilización de nódulos de kéfir de leche en combinación con los tíbicos es interesante.

Maracuya
El ingrediente adicional para hacer el fermento de tibicos es la fruta de la pasión o Maracuya. el fruto de la Pasiflora

Ingredientes:
2 0 3 maracuyas enteros, partidos por la mitad "bien lavados con limón, vinagre o agua fermentada activa (con evidente fermentación)"
1 litro de agua sin cloro "De manantial si es posible"
3 cucharadas de kéfir de agua
3 cucharadas de panela, azúcar integral, miel o melaza
Fermentarlo al menos 48 horas y listo para tomar o refrigerarlo.
Es afrodisíaca y tiene el típico sabor del maracuya fresco

Fresa
2 fresones o 4 fresas, partidos por la mitad y bien lavados antes de quitar la parte verde, con limón, vinagre o agua fermentada con los tibicos.
1 litro de agua sin cloro
3 cucharadas de kéfir de agua
3 cucharadas de panela, azúcar integral, miel o melaza
Fermentarlo al menos 24 horas filtrar y listo para tomar o refrigerarlo
También se hace con 1 litro de la bebida habitual de tibicos sin los gránulos.

Granadina fermentada
Con la granada tradicionalmente se preparara un rico refresco, conocido como granadina. Mezclar zumo y azúcar, ponerlo a hervir hasta que quede un jarabe, después se cuela y se pasa a otro recipiente. se hierve un vaso de agua y se mezcla con el jarabe, se refrigera o se mete en el congelador.
La granadina se fermenta entre 8 y 36 horas y se bebe recién hecha o refrigerada.

Versión viva total
Se desgrana y se machacan los granos de una o dos granadas por cada 1/4 de litro de agua dentro del recipiente y se añade 2 o 3 cucharadas por litro de granos sobrantes de kéfir de agua (Se puede usar una bolsita de gasa para no perder los gránulos)
Si no se añaden azucares puede estar listo a partir de 6 horas de fermentación activa.

La granada
Contiene gran cantidad de minerales, vitamina A, B y C. Desintoxica la sangre y fortalece el organismo. Es muy útil en casos de fiebre; para hacer gárgaras en caso de inflamación de la garganta y de las encías. La cáscara es muy buena cocida para detener la diarrea, las flores como té, son muy útiles para detener la hemorragia de las encías, la raíz sirve para eliminar parásitos como la tenia.
Excelente zumo de color sugerente, aroma interesante y sabor provocativo. Este jugo ayuda a combatir problemas intestinales, gástricos, reumáticos y del hígado.

Precauciones No fermentar el resto del árbol o la cáscara del fruto sin conocimiento de causa o en grandes cantidades "mesura".
La corteza de la raíz y del tronco, debido a la presencia de alcaloides, presentan un grado importante de toxicidad, pudiendo producir náuseas, vértigos y problemas visuales.
La corteza de la raíz del granado no debe administrarse a los sujetos débiles o nerviosos, a los niños lactantes y a las mujeres embarazadas No sobrepasar las dosis indicadas.
Su uso como tenífugo debe hacerse exclusivamente bajo control médico especializado.

Contraindicaciones:

Embarazo, lactancia, niños menores de 5 años (alcaloides), Gastritis, úlcera gastroduodenal: los taninos pueden irritar la mucosa gástrica, este efecto secundario se puede paliar asociándolo a drogas con mucílagos, como el malvavisco.

Tener en cuenta que este método de extracción es de naturaleza fría y no es recomendable para afecciones adquiridas por enfriamientos en cuyo caso optaremos por la infusión tradicional caliente.

Algunas bolsas de té y hierbas vienen con una grapa de aleación en vez de acero inoxidable. Por lo que seria conveniente quitarla y atar la abertura con su hilo o uno de cocina. Así evitamos partículas de metal extrañas diluidas por la infusión y fermentación.

Es conveniente hacer estas variantes con el kéfir que nos sobre de la elaboración habitual. Por si se deterioran los gránulos debido a los pigmentos y otras sustancias extrañas a su cultivo habitual.

Cuando los gránulos de kéfir se ponen con material suelto. Con hierbas sueltas sin bolsa o batidos fibrosos es aconsejable si se quieren recuperar los granos fácilmente confeccionar unas bolsitas de gasa. Dobla la gasa por la mitad cose los laterales y pasa un cordel largo alrededor de la abertura. Ya tienes una bolsa con cierre para separar el kéfir del resto de ingredientes. Tiene que ser holgada para el crecimiento de los gránulos. Otra posibilidad para las recetas de hierbas seria fermentar solo la infusión filtrada. Aunque recomiendo que la planta o partes usadas sean también fermentadas.

La temperatura del agua jamás debe sobrepasar los 35º C. a la hora de poner el cultivo de tibicos o morirá.

Dr. Rubén Dario DiazGranados García
Odontólogo Holístico y Médico Biológico U. de C.
En Buenas Manos El Arte de Sanar
Consultorio Internacional de Odontología Holística, Medicina Biológica y Sanación Genética Cósmica
DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO BIOLÓGICO DE TODO TIPO DE CÁNCER...y de TODAS las enfermedades que produce el mercurio de las amalgamas dentales y extración cuidadosa, suave y biológica de las amalgamas dentales de mercurio: Fibromialgia, Insomnio, Colon Irritable, Artritis Reumatoide, Enfermedades Cardiovasculares, Parkinson, Alzheimer, Autismo, Esclerosis Múltiple, Diabetes, Arterioesclerosis, Asma, Lupus Eritematoso, Periodontitis, SIDA, Impotencia, Infertilidad, Estreñimiento, entre otras muchas patologías.
Cels: (0057) 3002108593-3103649614-3177429742-3044495808
Blog: http://enbuenasmanoselartedecurar.lacoctelera.net/

Email: enbuenasmanoselartedecurar@odontologos.com

Cartagena de Indias -Colombia